PRONUNCIAMIENTO ELECCIONES 2021

Ciudad de México, 26 de mayo de 2021.

    PRONUNCIAMIENTO

 ELECCIONES 2021

VOTAR POR LA TRANSFORMACIÓN DE MÉXICO Y DEL CAMPO

¿Es posible la transformación de México por la vía electoral? El devenir de las contiendas electorales en nuestro país se ha desvirtuado en una cadena de promesas, ideologías, estadísticas, popularidad, engaños, verdades a medias y mentiras completas. Sin embargo, las elecciones son un instrumento para llevar a cabo los cambios que exigen los pueblos del mundo, como se demostró en México en el 2018.

Juntos a construir la 4T ante el agotamiento del modelo neoliberal

Hoy, en el Movimiento Campesino, Indígena, Afromexicano “Plan de Ayala Siglo XXI” continuamos dignos y orgullosos del Pacto que firmamos en Jerez, Zacatecas el pasado 10 de abril del 2018, con nuestro compañero presidente Andrés Manuel López Obrador. Sabíamos que no sería fácil, que nos enfrentábamos a más de 30 años de inercia neoliberal, que las estructuras de gobierno se encontraban podridas hasta los cimientos y que emprenderíamos una lucha incansable por recuperar la soberanía vendida durante el periodo neoliberal. A casi tres años de gestión de una administración bajo los principios y valores éticos de la Cuarta Transformación (4T), que busca un nuevo modelo que supere al neoliberalismo; que busca el rescate del Estado; que hace un manejo prudente de las principales variables de la economía como el gasto público, el manejo de la deuda; que impulsa el Estado de Bienestar; que está comprometido con los pobres y que pone el énfasis en la separación del poder político con el poder económico, y que busca para el medio rural que el campesinado sea la base de la soberanía alimentaria y la autosuficiencia alimentaria, entre otros. En este sentido seguimos comprometidos con el pueblo de México y en total alianza con ya saben quién, pues nos reconocemos en la honestidad y en la necesidad de transformar y rescatar al campo mexicano.

Vamos por el cambio de régimen político

El cambio del régimen político y el reajuste de la administración pública no ha sido sencillo, las fuerzas políticas y económicas han puesto todo su empeño por denostar y procurar que los programas fracasen. Aún existen (desafortunadamente) viejas prácticas, inercias y sabotajes dentro de la propia estructura gubernamental con la finalidad de descarrilar el tren del desarrollo colectivo y la transformación.

La alianza partidista y empresarial -promovida por Claudio X. González- aglutinada en la coalición “Va X México” es la muestra fehaciente de que ponen sus intereses particulares y económicos por encima de los interesés de México. A unos cuantos días de la elección, observamos como los “antes priviligiados” del modelo neoliberal, pretenden nuevamente “apoderarse” del presupuesto, de los programas sociales, de sobreponer los intereses económicos sobre el poder político y aspirar a que la transformación no prospere.

En dicha coalición electoral, además del PRI, PAN, PRD, participan diversas “organizaciones no gubernamentales”, empresariales y agroempresariales. Tal es el caso del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) que durante estos casi tres años de gobierno se han opuesto abiertamente a las nuevas políticas agrícolas impulsadas por la 4T. El CNA ha mostrado su descontento al Decreto presidencial que prohíbe gradualmente el glifosato y maíz transgénico, a través de una estrategia (millonaria) legal y mediática; al etiquetado frontal en alimentos ultra procesados; en síntesis, a los cambios en la orientación del presupuesto rural y de la política pública hacia el campo a través de los programas prioritarios, para atender a la sociedad rural, a los más pobres, a las pequeñas agriculturas de las campesinas y los campesinos, indígenas, afromexicanas y afromexicanos. Hoy, reafirmamos que, las principales “voces críticas” que se manifiestan, son los que durante el periodo neoliberal se vieron favorecidos por el presupuesto y por las políticas anticampesinas.

No olvidamos la participación del CNA en la guerra sucia y fraude electoral en el 2006 y 2012. El CNA al igual que otras ONGs y grupos empresariales son parte de del conservadurismo y que abiertamente participan en campaña política a favor de la coalición “Va X México” y en contra de la transformación que se está impulsando en México y en el campo.

Las y los campesinos, indígenas y afromexicanos en apoyo a la 4T

Como organizaciones campesinas, indígenas y afromexicanos continuamos trabajando y luchando hombro a hombro con las comunidades rurales, indígenas y afromexicanas, colonias citadinas, siendo testigos de la ejecución de los diferentes programas gubernamentales y que las nuevas políticas agrícolas se ejecuten de buena manera. Somos una contraloría social que verifica la inclusión, de todos los mexicanos y mexicanas, a las políticas públicas, constatamos que no exista preferencias, ni tampoco discriminación bajo ningún motivo, que todos tengamos los mismos derechos y obligaciones, es por esta labor de observación y vigilancia que nos consideramos parte de este nuevo México que empieza a dar sus primeros pasos y como Movimiento “Plan de Ayala Siglo XXI” contribuimos con el Estado de Bienestar.

Este proceso electoral es la reafirmación de la decisión que se tomó hace tres años, es la confirmación de la confianza que nos tenemos a nosotros mismos, es comprender que estos cambios son un proceso gradual y paulatino, que requieren un compromiso cotidiano y comprometido por la transformación de México.

Las organizaciones campesinas, indígenas y afromexicanas aglutinadas en el “Plan de Ayala Siglo XXI”, estamos comprometidos en la construcción de la 4T, tal como lo pactamos con el presidente Andrés Manuel López Obrador cuando nos reunimos en Jerez para iniciar una nueva etapa para México, por lo que sostenemos que: “Un nuevo campo mexicano supone un Proyecto Alternativo de Nación a la política neoliberal. Nos declaramos fuerzas promotoras de este Proyecto que, enarbolando la lucha pacífica, aspiramos al triunfo en las elecciones y al cambio de régimen político en el marco de la reformulación del Estado nacional; suscribimos este Pacto de organizaciones campesinas y Andrés Manuel López Obrador para la puesta en marcha de un nuevo Modelo de Desarrollo Rural que tenga como ejes: la Soberanía Alimentaria; la política de Estado; la reorientación del gasto público hacia las pequeñas unidades de producción; el comercio con una agenda de desarrollo; la Agroecología; la defensa del Territorio, el Ejido, las Comunidades; las Aguas y la Biodiversidad; el Derecho a la Agroalimentación Nutricional y a la vida libre de violencia.“

Reafirmamos nuestra alianza con la sociedad mexicana y nuestro compromiso de velar por el bienestar humano dentro de nuestro territorio y convocamos a todos los integrantes de nuestro movimiento a lo largo y ancho del país a defender la esperanza de una transformación pacífica a nivel nacional.

Atentamente

descarga pronunciamiento en formato PDF

 

PRONUNCIAMIENTO

 

 

Ciudad de México, 26 de marzo de 2021

PRONUNCIAMIENTO
ORGANIZACIONES CAMPESINAS, SOCIALES, ACADÉMICAS Y DE
INVESTIGACIÓN ALERTAN SOBRE PRESIONES DE ASOCIACIONES
AGRÍCOLAS DE ESTADOS UNIDOS QUE AFECTAN NUESTRA SOBERANÍA
EXHORTAMOS AL GOBIERNO FEDERAL A MANTENER SU COMPROMISO
HACIA LA SOBERANÍA ALIMENTARIA NACIONAL

El 22 de marzo de 2021 diferentes asociaciones de Estados Unidos (EE.UU.)
dedicadas a la industria de la alimentación y a la agricultura, dirigieron una carta
abierta al secretario del Departamento de Agricultura y a la Representante
Comercial de EE.UU., donde manifiestan su preocupación por las decisiones
tomadas por el presidente de la República Mexicana, el Lic. Andrés Manuel López
Obrador respecto al etiquetado frontal de advertencia (NOM 051) que entró en vigor
el 01 de octubre de 2020, y donde las asociaciones estadounidenses argumentan
que es un peligro a la importación de sus productos, junto con el decreto publicado
el 31 de diciembre de 2020 mediante el cual se elimina de forma gradual el uso del
glifosato y se prohíbe el maíz transgénico.
Dichas acciones son el resultado de una lucha de más de 20 años, de la ciudadanía
mexicana y numerosas organizaciones campesinas, ambientalistas, de consumo,
académicas, de investigación en defensa de la agricultura campesina y la
alimentación, de nuestros maíces nativos y por el reconocimiento de México como
centro de origen, domesticación y diversificación de especies como el maíz, el chile,
el frijol, la calabaza, el aguacate, etcétera, y el valor cultural que tiene nuestra milpa.
Así como de diversas investigaciones científicas que muestran el daño que ocasiona
a la salud humana y al medio ambiente, tanto el consumo de productos
ultraprocesados, el herbicida glifosato y los Organismos Genéticamente
Modificados (OGM).
En este sentido, desde las organizaciones de la sociedad civil, reiteramos nuestro
apoyo a la política implementada de prohibición a la siembra de maíz transgénico y
el glifosato de manera gradual para 2024, así como para la NOM-051 que permite
la implementación de un etiquetado frontal de advertencia en alimentos y bebidas
envasados. Consideramos que estas medidas son un paso necesario y fundamental
para la transición a un modelo agroalimentario saludable y sustentable.
En este sentido, es importante destacar que la crisis sanitaria ocasionada por el
COVID-19 es un llamado a dejar el modelo de consumo devastador del medio
ambiente y el deterioro de la salud, por otro donde el centro sea la construcción de
políticas públicas integrales para nuestro campo mexicano, que garanticen la
producción de alimentos sanos, nutritivos, justos y competitivos a fin de lograr la
autosuficiencia y soberanía alimentaria. Ante tal circunstancia, las medidas

implementadas por el gobierno mexicano tienen la clara intención de fortalecer
nuestra soberanía alimentaria, así como de proteger la salud de las y los mexicanos
y transitar hacia una producción agroecológica.
Medidas que parten de un amplio soporte internacional como el Acuerdo 4X1000
implementado en la COP 21 de París; así como por el Segundo Simposium de
Agroecología en Roma en 2018, donde organismos internacionales, gobiernos,
instancias académicas, organizaciones campesinas y ecologistas se
comprometieron a avanzar hacia modelos agroalimentarios sustentables y
regenerativos, para no sólo garantizar una alimentación sana y de calidad para las
poblaciones, sino también enfriar el planeta con proyectos orgánicos.
En el caso de México, cabe indicar que el etiquetado frontal de advertencia (NOM
051) representa el respeto al derecho a elegir qué comer, con base en información
clara y sencilla, así como los derechos a la salud y a una alimentación sana. En un
contexto donde somos el único país en el mundo donde la Secretaría de Salud
declara una emergencia epidemiológica por obesidad y diabetes desde el 2016,
ambas enfermedades no transmisibles asociadas a la malnutrición, por un lado por
la carencia de micronutrimentos y por otro el exceso en el consumo de alimentos
ultraprocesados y bebidas azucaradas. Desde nuestra perspectiva, el etiquetado
frontal de advertencia representa un logro trascendental hacia la construcción de un
nuevo modelo agroalimentario y nutricional. Como lo señala Christian Skoog,
representante de UNICEF en México, “el etiquetado aprobado por México
contempla las mejores experiencias internacionales y la evidencia científica más
actualizada y relevante, por lo que podría incluso convertirse en un ejemplo para
otros países que atraviesan este proceso de lucha contra el sobrepeso y la
obesidad”.
Es un hecho que para las empresas trasnacionales dedicadas a la industria de los
alimentos, muchas de las acciones libres y soberanas que el Gobierno de México
ha implementado, constituyen un atentado a sus intereses económicos, sin
embargo, por nuestra parte, coincidimos y respaldamos al Presidente Andrés
Manuel López Obrador en la decisión de avanzar y hacer realidad el derecho a la
alimentación, a la autosuficiencia y soberanía alimentaria y transitar hacia un
modelo agroecológico, eliminando gradualmente la dependencia alimentaria de
granos básicos y rescatando con ello también los aportes milenarios de las
comunidades campesinas e indígenas de nuestro país.
Hacemos un llamado a apoyar las medidas antes mencionadas y fortalecer el
Decreto que prohíbe el glifosato y el maíz GM, medida de vanguardia a nivel
internacional que buscará preservar nuestra soberanía alimentaria, la milpa como
base de una alimentación nutritiva, sana y local, así como a devolver la riqueza a
nuestra tierra que tan devastada está por el uso excesivo de agrotóxicos en el
campo.
Exhortamos al Gobierno de México a no ceder ante los chantajes de las
asociaciones que en su afán de mantener sus ganancias y preservar su poder han

traspasado las fronteras de la ética y la salud dañando seriamente la salud, la
economía y la biodiversidad de la población mexicana.
Exhortamos al Gobierno de México a que construyamos CONJUNTAMENTE, un
nuevo sistema-modelo agroalimentario y nutricional.
Exhortamos a la población mexicana a mantenerse alerta para apoyar el etiquetado
frontal de advertencia y la prohibición del glifosato y del maíz transgénico, y
continuar defendiendo la soberanía nacional y alimentaria y a nuestra planta
sagrada: el maíz.

¡Nunca más un México subordinado a las trasnacionales!
¡Por el derecho a la alimentación!
¡Por el rescate de nuestros campesinos y campesinas!
¡Por nuestra milpa y nuestro maíz!

Descarga el pronunciamiento en (PDF)