MCPASXXl

POSICIONAMIENTO DEL MOVIMIENTO CAMPESINO, INDÍGENA, AFROMEXICANO “PLAN DE AYALA SIGLO XXI”: A 100 DÍAS DEL GOBIERNO DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Apenas 100 días. Solo 100 días. 100 días en que el gobierno de la Cuarta Transformación (4T), encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha volcado decididamente a desterrar al modelo neoliberal, cuyas acciones (del modelo neoliberal) colapsaron al campo y arruinaron a los campesinos en beneficio de las grandes corporaciones agroalimentarias. Tanto las que acaparan y especulan con las cosechas como las que introducen paquetes tecnológicos destructivos. Por eso hoy importamos la mitad de lo que comemos y en el campo hay pobreza, malnutrición, deterioro ambiental, migración, inseguridad y violencia.

Las acciones implementadas por el gobierno de AMLO en estos primeros 100 días, como el combate frontal a la corrupción, la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la comisión de la verdad de Ayotizinapa, la comisión nacional de búsqueda de desaparecidos, la decisión de recuperar nuestra soberanía energética y alimentaria, el combate al huachicol, la implementación de programas como jóvenes construyendo el futuro, sembrando vida, entre muchas otras acciones, sin duda han cimbrado a México.

En lo referente al campo, es loable la política inicial o de primer piso implementada en estos primeros 100 días para rescatar al campo y alcanzar la autosuficiencia alimentaria. De este modo observamos de buena manera que el campo y los campesinos sean el centro de las políticas del gobierno, a través de los 4 programas prioritarios (producción para el bienestar, precios de garantía (canasta básica), crédito ganadero a la palabra y entrega de fertilizantes-biofertilizantes) con el objetivo de aumentar la producción alimentaria y fortalecer la economía campesina e indígena.

Coincidimos sin duda alguna, que por el bien de todos “primero los pobres”. En este sentido, el apoyo decidido a los pequeños productores de menos de 5 hectáreas ubicados en zonas deficitarias y marginadas, así como la incorporación de 250 mil productores indígenas es un reconocimiento a los pequeños y medianos productores como sujetos de derechos, económicos, productivos y sociales. Es plausible, la intención de erradicar la corrupción, el clientelismo y el corporativismo en el campo. Aunado a estos programas, la prohibición de las semillas transgénicas, dan muestra de que el gobierno de López Obrador está comprometido con la gente del campo.

El MCPASXXI apostó durante la campaña por un cambio de fondo en México. Se la jugó entonces, por el candidato de la coalición “Juntos haremos historia”; firmó y se comprometió junto con AMLO, el “Plan de Ayala Siglo XXI 2.0”, que representa, la agenda campesina de largo alcance. Es por ello que refrendamos el compromiso signado el pasado 10 de abril de 2018, en Jerez, Zacatecas, para rescatar al campo y la soberanía alimentaria.

No obstante a estas acciones de políticas en favor del campo mexicano, vemos con preocupación algunas acciones y temas que no son congruentes con lo arriba expuesto:

– Nos preocupa que en las recientes Reglas de Operación no se consideren al ejido y la comunidad como ejes centrales de la nueva política hacia el campo.

Si bien los 4 programas prioritarios son de gran envergadura, consideramos preocupante que el resto de la política pública de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), muestre signos inerciales dado que no hay claridad respecto a cómo se operarán los diversos presupuestos asignados para los otros programas no prioritarios. Si bien, como lo expusimos, la entrega de recursos y apoyos de manera directa a los productores más pobres, es una acción justa, vemos con preocupación que no se consideré a los PEQUEÑOS Y MEDIANOS PRODUCTORES excedentarios en los esquemas de apoyo, ya que no está claro de qué manera se operará el Ingreso Objetivo. Asimismo consideramos que para alcanzar la autosuficiencia alimentaria se requiere de la participación organizada de los pequeños y medianos productores, bajo modelos de agricultura sustentable, agroecológica, nutritiva y sin transgénicos.

– No basta con la declaración del presidente López Obrador, respecto a la prohibición de transgénicos. Es necesario políticas que lleven a la práctica estos dichos: Prohibir la importación de maíces transgénicos; abolir las siembras clandestinas de maíz transgénico; aplicación de etiquetados a productos transgénicos, eliminar cualquier pretensión de promover la ley de variedades vegetales y ley de biodiversidad, en perjuicio de los intereses campesinos y de nuestros maíces originarios, entre otras acciones que no requieren mayor presupuesto. – Si bien es cierto que México necesita dejar de importar fertilizante y producir lo que se requiere para aumentar la producción de alimentos. Se debe considerar de manera URGENTE, el apoyo a la producción de BIOFERTILIZANTES.

Entendemos que únicamente van 100 días de gobierno, que los cambios no llegarían por arte de magia, que si bien hay un reconocimiento respecto a que el modelo neoliberal y de revolución verde están agotados, aún en el gobierno de la 4T hay personajes que pretenden alargar dicho modelo. Evitemos que desde una parte del ejecutivo, de una parte del legislativo, pretendan continuar con dichas políticas fallidas e inerciales, que tanto han dañado al campo mexicano. Es ahora o nunca cambiar de fondo y radicalmente las políticas anticampesinas.

Los campesinos, indígenas y afromexicanos queremos salvar al campo y con ello salvar a México pues del agro dependen la alimentación, el empleo, el ingreso, la seguridad interna y la gobernabilidad; además de que aporta aire puro, agua limpia, bosques frondosos, paisajes amables, diversidad de plantas y animales, y de que es fuente de cultura y raíz de identidad.

Las organizaciones de este movimiento hemos sido conscientes de la necesidad de impulsar cambios de fondo y de contribuir a la inclusión del campo y los campesinos en el proyecto nacional, a la par de construir condiciones para la realización plena de sus derechos y de su enorme potencial de contribución de los grandes problemas alimentarios, de empleo, ambientales, de seguridad y estabilidad del país.

Finalmente, desde nuestra diversidad y autonomía, expresamos con responsabilidad al gobierno federal y de cara a la sociedad y a la opinión pública, nuestra genuina disposición para construir a través del diálogo y críticas constructivas un nuevo rumbo para el campo mexicano.

POSICIONAMIENTO DEL MOVIMIENTO CAMPESINO, INDÍGENA, AFROMEXICANO “PLAN DE AYALA SIGLO XXI (Descarga PDF)

Comunicado de Prensa Núm.10

Ciudad de México a 06 de noviembre del 2018

Comunicado Núm.10

PRESENTARÁ MCPASXXI AL SENADO

 INICIATIVA DE LEY AGRARIA

  • Advierten que Ley Monreal no representa intereses de los campesinos
  • Es contraria a los Planteamientos de López Obrador

Dirigentes campesinos, indígenas y afromexicanos que integran el movimiento campesino Plan de Ayala Siglo XXI 2.0 (MCPASXXI) anunciaron, en conferencia de prensa, que el próximo jueves presentarán en el Senado de la República una propuesta de Ley Agraria, toda vez que la Ley para el Desarrollo Agrario, presentada por el Senador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, representa al Modelo Neoliberal y la privatización de la tierra.

Los líderes campesinos informaron que el propósito de presentar esta iniciativa de ley, por parte de las organizaciones campesinas, es con el objetivo de que en tres meses sea sometida a una consulta nacional en la que participen los pueblos y comunidades de todo el país.

Calificaron de inadmisible la Ley de Monreal pues advirtieron no representa los intereses del pueblo y es contraria a los planteamientos presentados por Andrés Manuel López Obrador para la transformación de México.

Además de que abre el mercado de tierras, la desarticulación del ejido, la concentración de poderes en algunas autoridades, hace a un lado la propiedad social y busca fortalecer a las instituciones que impulsan la privatización de tierras y no el fomento de la organización agraria, el fortalecimiento de la comunidad, el ejido, la asamblea, los derechos comunitarios y la solución de los conflictos agrarios.

Recordaron que la actual Ley Agraria, es producto de la Reforma al artículo 27 que impulso Carlos Salinas de Gortari en 1991, que impuso los criterios del mercado de tierras y que los núcleos agrarios hoy estén en manos de empresas privadas.

Indicaron que en esta nueva ley, propuesta por el movimiento, se ve reflejada la creación del Instituto Nacional de Desarrollo Agrario y Territorial, ya que en la actual Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU, no se contempla este órgano.

En relación al Presupuesto 2019, se dijeron preocupados pues hasta el momento, no existe ninguna propuesta por el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador, por lo que exigieron transparencia en la asignación de los recursos.

Añadieron, que en los distintos encuentros con el próximo secretario de SAGARPA, Víctor Villalobos, le han expresado la urgente necesidad de contar con un presupuesto de 80 mil millones de pesos, ya que el 1.1 por ciento de los recursos que se destinan del Fomento Productivo va dirigido a  campesinos; el 2 por ciento a grupos de transición mientras que el 96 por ciento van hacia los grandes capitalistas y trasnacionales.

“El 29 por ciento del monto total de los apoyos del Programa Especial Concurrente va a los campesinos, el 12.8 a productores de transición y el 57.3 a extractos empresariales”, por lo que expresaron que eso también debe cambiar.

Recordaron que el pasado 10 de abril en Jerez Zacatecas, firmaron el Plan de Ayala Siglo XXI, donde López Obrador se comprometió a proteger el territorio, por lo que ahora no les queda claro porque la iniciativa de Ricardo Monreal rompe con ese esquema.

Advirtieron que en la propuesta de Monreal desaparece el territorio. “Habla de suelo, de bosque y agua pero no de subsuelo, cuando cuatro de nuestros estados, Puebla, Hidalgo, Veracruz, entre otros, son depositarios del gas más caro que está en el subsuelo”.

Por lo que adelantaron que no se puede hacer una modificación al vapor que sea aprobada en 30 días. “La Ley Monreal no puede ser una ocurrencia de una persona, que es contraria y Neoliberal, que no representa a los campesinos, de ahí que nosotros presentemos una iniciativa de Ley Agraria que busca incluir el termino de propiedad social”.

Descarga Comunicado de Prensa No. 10 (PDF)